foodie

A quién no le gusta un festival

Degustho cartel

¿Verdad?  ¿A quién no le gusta un festival? Disfrutarlo con los amigos, familia, o con uno mismo, ¡de paseo por un montón de estupendos stands donde te ofrecen lo mejor de su tierra!. Y mejor aún si es un festival gastronómico

read more

Encantada de conocerte, Mojácar

vintage-car-vacations

 

Decido, hace unos 15 años, que mi reluciente nuevo marido y yo teníamos que tomarnos unas mini vacaciones urgentemente porque ya llevábamos mucho trabajado y poco disfrutado en el tiempo que llevaba nuestro negocio abierto. Ay sí, los comienzos son duros, son intensos y muy absorbentes. Pero la emoción de comenzar una nueva empresa no tiene precio. Éramos asesores de otras empresas, sí, así empezó todo. Quién me hubiera dicho en aquella época que me iba a dedicar à la hostelería finalmente, si lo hubieran hecho, les habría dado un beso en la frente, porque en asesoría me estaba formando prácticamente, pero en el arte de comer y beber, oh sí, ahí sí que era buena yo.

goodfood.au

Patatas al romero con ajos fritos (goodfood.com.au)

Antonio, vámonos a Roquetas de Mar. Tenemos un montón de puntos con Turyocio (me suena que era), y nos vamos a coger 3 días en Roquetas para disfrutar, que nos lo merecemos. Seguro que volvemos con las pilas cargadas…  Pero creo que las pilas o fallaron o nos pasaron de revoluciones… ya no volvimos juntos 🙁   Bueno, juntos, en el mismo coche, sí, pero sólo eso.  Nuestras vacaciones express nos salieron caras, o no… Le dije, antes de volver a casa, quiero que me hagas un favor, vamos a parar un momentito en un sitio que me han dicho que está genial: es Mojácar. Y allí que nos fuimos.

No me lo podía creer cuando la vi.  Me pareció un sitio espectacular, con un montón de sensaciones increíbles.  Lleno de buenas vibraciones.  Mi lugar ideal para empezar de nuevo.

Mojácar de noche

Así es que volví a Alicante compuesta y sin novio, aunque locamente enamorada, pero ahora de esta tierra, de mi tierra adoptiva. La reconocí en cuanto la vi. Como le ocurrió a mi ídolo de juventud Miguel Ríos, la sensación era de puro amor, de amor verdadero. Ya no me he podido separar de ella. No sé qué tiene, pero es especial. Aquí comenzó nuestra nueva andadura, que duró unos cuantos años. Unos muy buenos años.

Hasta que un buen día me crucé con el que ahora es mi criatura favorita (después de Carla, claro está ;-), se llamaba Neptuno  y toda mi vida cambió!  En el próximo post os tengo que hablar de él…

Restaurante Neptuno Mojácar

Restaurante Neptuno Mojácar