semana santa

Que te conozco, bacalao…

¿Habrá momentos importantes para la gastronomía en España?  Sí, ¡montones!, pero como la Semana Santa, ninguno.  Y es que creo que pasa como cuando tengo el frigorífico medio vacío, la imaginación se pone en marcha y no veas las cosas ricas que al final se me ocurren para cocinar, porque aquí hambre, lo que se dice hambre, no pasamos.  Y es que es prohibirnos la carne y empiezan a surgir ideas maravillosas para darle alegría al pescado… y a otras cosas, que no sólo de carne vive el hombre 😉

Potaje de Vigilia

Potaje de Vigilia

El bacalao, ay lo que me puede llegar a gustar el bacalao, y si me lo hace mi madre, y ni os cuento… como la vuestra, seguro 🙂  Lo tenemos en todas las versiones: el guisado de bacalao, con huevo escalfado y patatas, el potaje de vigilia, con bacalao en salazón, los buñuelos de bacalao (esta es la perdición de mi padre, ¡y de quién no!), la sopa de ajo, la longaniza de Pascua, esa sequita que te comes con pan y aceite… espera que voy al frigo y seguimos, mmmhh…

Buñuelos de bacalao

Buñuelos de bacalao

Y es que no hay nada más sencillo que hacer buñuelos de bacalao.  Sólo necesitamos:

Bacalao desalado, huevos, harina, leche, algo de levadura, ajo, perejil, aceite y sal.

En un bol ponemos las yemas y la leche, lo batimos bien y añadimos la harina y la levadura.  Le añadimos el bacalao cortadito en trozos pequeños, el ajo y el perejil picados, y una pizca de sal.  Montamos las claras a punto de nieve, con un poco de sal, y las vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior, removiendo con cuidadito.  Lo dejamos reposar un par de horas en el frigo, y preparamos el aceite (mucho aceite) que esté bien caliente y con una cuchara sopera, vamos cogiendo la mezcla y echándola a la sartén.  Se van sacando los buñuelos y poniendo en papel de cocina para eliminar el resto del aceite.  Y ya a presentarlo en una bonita fuente, con la decoración que más te guste, como un poquito de perejil.  No le pongas lechuga debajo, que se empapan de agua!  Y ya si lo acompañas de un buen ali-oli, para chuparse los dedos 😉

Luego tenemos todos esos postres fantásticos que nos encantan.  Yo creo que la penitencia real viene después, cuando ha pasado la Semana Santa y tenemos que prepararnos para la operación bikini del verano, ahí si que duele!  Pero cómo nos vamos a resistir a unas Torrijas de vino, imposible, si no, pruébalas en Neptuno y verás!

Torrijas de vino

Torrijas de vino

Y luego tenemos los Pestiños, las Flores dulces, la Leche frita… vamos, penitentes 😉

Pestiños

Pestiños

 

Flores dulces

Flores dulces

 

Leche frita

Leche frita  

¡Buen provecho!

Un abrazo,

Francisca Andreu
www.neptunomojacar.com

La fascinación de la Semana Santa

La fascinación de la Semana Santa

Almería es una tierra legendaria donde vivirás  experiencias que recordarás toda la vida.
Durante la Semana Santa las cofradías recorren en procesión las calles de Almería. Miles de personas participan en este rito: llevan el hábito nazareno, o bien las mujeres lucen mantillas negras, o son penitentes o simplemente asisten como espectadores que quedan hechizados.

Orígenes

¿Por qué crees que no podemos encontrar ninguna Hermandad Cristiana hasta el siglo XVI? Muy bien, lo has deducido, porque esta región había estado bajo dominio musulmán. Es entonces cuando los primeros signos cristianos emergen en esta área.

¡No te lo puedes perder!

Los aspectos más importantes de la Semana Santa de Almería son:
• Los Encuentros del Domingo de Pascua; en los que se celebran subastas tradicionales y se degustan ambrosías de la tierra.
• La música, que a veces es más importante que la procesión: el canto gregoriano del Viernes Santo y la rivalidad entre las Cofradías.

El Encuentro - Almería

El Encuentro – Almería

Mmm! Almería te hace la boca agua

Comer bien en Andalucía es fácil y, por supuesto en nuestra Mojácar.  Los excelentes productos locales que provienen de su diversa geografía y clima, junto con el legado histórico legado por muchos pueblos han creado una gastronomía inusualmente rica e incomparable.
La cocina tradicional andaluza tiene sus raíces en la diversidad de pueblos que se asentaron aquí. Sus platos, que han pasado de generación en generación, son muy apreciados incluso por los paladares más sofisticados.
Nuestras típicas «recetas de cocina de la abuela» son parte integrante de la saludable dieta mediterránea. Sus sabores y aromas provienen de nuestra tierra, de nuestro mar y de nuestras montañas;  son rociados con nuestro aceite de oliva y servidos con nuestros maravillosos vinos andaluces.
Andalucía tiene una cocina chispeante, que ofrece agradables y deliciosas sorpresas: guisos, platos de caza, pescado fresco y deliciosos postres; todo irresistibles. La siguiente receta de Pascua podría servir de ejemplo.

Bacalao frito con tomate: una receta

Bacalao frito con tomate (del blog Cocina de nuestrro tiempo)

Bacalao frito con tomate (del blog Cocina de nuestro tiempo)

Ingredientes:

  • 8 Filetes de bacalao desalado
    • 2 cebollas picadas
    • 5 dientes de ajo picados
    • 1 taza de vino blanco
    • 200 gr. tomate troceado
    • 150 gr. tomate frito
    • 150 ml aceite de oliva virgen
    • harina
  • pimentón dulce
    • 1 pastilla de caldo de pescado
    • 1 hoja de laurel
    • 1/2 taza de agua.

Instrucciones para la salsa de tomate:

  1. Calienta una sartén. Añade el aceite de oliva, la cebolla, el ajo y la hoja de laurel.
    2. Fríelo hasta que empiece a dorarse.
    3. Agrega el pimentón dulce, el caldo de pescado y el vino blanco.
    4. Cuando el alcohol del vino se haya evaporado – alrededor de 3 minutos – agrega el agua y el tomate.
    5. Dejar hervir durante 5 minutos.

Para preparar el bacalao:Enharina el bacalao y fríelo.

  1. Enharina el bacalao y fríelo
    2. A continuación, mete el bacalao en la salsa de tomate y deja cocer a fuego lento durante unos minutos para que se mezclen los sabores.
    3. Ten cuidado de que no se pegue. Asegúrate de que el bacalao esté cubierto de salsa.

Embriágate

Al llegar a Mojácar en Pascua déjate seducir:  deja que todos sus sentidos se embriaguen. Inhala el sutil aroma que impregna el aire: una mezcla de incienso y flor de azahar; Conmuévete por la emoción de un saeta sincera e hiriente, y escucha el silencio de los devotos procesionistas.

Semana Santa en Mojácar

Semana Santa en Mojácar